miércoles, 18 de enero de 2017

Pollo en salsa de coca-cola y sopa de cebolla



Creo que han pasado ya varios años desde la primera vez que vi esta receta. Recuerdo que me llamó muchísimo la atención eso de que llevase coca-cola. Ufff... ¿no estaría entonces el pollo muy dulzón?
Pues bien... la semana pasada me animé y me dije "venga Vero, vamos a prepararla". Tenía en casa restos de una botella de 2l de coca-cola de la celebración del cumpleaños de mi niño mayor. Solo me faltaba comprar el pollo y el sobre de sopa de cebolla. Apunté todo en una lista para hacer la compra y al llegar a casa con todo... ¡manos a la obra!
Adelanto que el resultado es increible... un sabor muy curioso, un tanto dulzón pero no en exceso. Lo recomiendo al 100%. A mi marido y a mi niño mayor les encantó. A mi niño pequeño no tanto... está rondando los 3 añitos y estamos pasando esa fase en que todo lo que antes le gustaba parece que ahora ya no le agrada. Paciencia jajaja. Seguro que llegará el día en que no dejará nada de salsa en el plato sin sopar con unas buenas mollas de pan.

Ingredientes:
  • Muslos deshuesados de pollo (yo hice una bandeja con tres).
  • 1 lata de coca-cola (330 ml).
  • 1 sobre de sopa de cebolla.
  • 1 diente de ajo.
  • 2 patatas medianas.
  • 1 cayena ¡pequeña! (importante el tamaño para que de un toque picante muy sutil).
  • Pimienta negra molida.
  • Sal.
  • Un chupito de salsa de soja.
  • AOVE.
Elaboración:
  1. Salpimentamos el pollo y lo doramos bien en una cazuela. Reservamos.
  2. Ponemos el contenido del sobre de sopa en un recipiente alto, añadimos la coca-cola y removemos bien con la ayuda de un tenedor.
  3. En la misma cazuela de antes, sofreímos el diente de ajo laminado en un buen chorro de AOVE, sin pasarnos para que no amargue. Cuando esté casi listo añadimos la cayena.
  4. Volvemos a poner el pollo en la cazuela y vertemos la mezcla de coca-cola y el chupito de soja. Removemos bien con cuidado para que todos los ingredientes se integren bien y dejamos a fuego lento durante unos 20-30 minutos, hasta que la salsa reduzca y tome un color tostado.
  5. Mientras tanto, freimos las patatas y reservamos.
  6. Por último, servimos el pollo en platos acompañado de una buena cantidad de salsa y un puñado de patatas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada