jueves, 24 de noviembre de 2016

Lentejas estofadas (Cocimix Deluxe)


Receta de mamá

Mi versión
En esta ocasión me salieron algo más espesas.


Esta semana tenemos una borrasca cruzando toda la penísula que no está dejando rincón sin algo de viento, lluvia, frío o nieve. Y la cosa parece que va para largo... Definitivamente, está claro que ya dejamos el otoño prolongado que hemos tenido hasta hace nada a un lado, para dejar paso al frío invernal  (¡¡¡me encanta!!! a mi dadme frío y dejadme sin calor). Bueno, volviendo a lo de antes... ¿qué nos pide el cuerpo cuando salen días así, taaaaaaaan grises y fríos?  ¡plato de CUCHARA!

En casa nos gustan mucho (e incluyo también a los peques) la fabada, el potaje de garbanzos y las lentejas. Mínimo una vez a la semana cae alguno de estos platos. Y es que esta semana aún no he hecho ninguno de ellos, con lo que pide el cuerpo una comida bien calentita estos días. Recordé que tenía esta fotografía de un plato de lentejas que hizo mi mami días atrás cuando comimos en su casa, y he pensado que ya era hora de publicar la receta. Ahí va...

Ingredientes (para 4-5 personas):
  • 500 gr de lentejas pardinas aproximadamente.
  • Un hueso de jamón (o jamón a taquitos).
  • 1 chorizo de Cantimpalos.
  • 1/2 cebolla.
  • 1 zanahoria.
  • Un trozo de calabacín.
  • 1 alcachofa en cuartos.
  • 2 dientes de ajo (enteros, con un cortecito y sin pelar).
  • 2 o 3 hojas de laurel.
  • 1 vasito de vino blanco.
  • 1 cucharadita de pimentón dulce.
  • 1/2 cucharadita de cominos molidos (opcional).
  • Sal al gusto (ojo con pasarnos ya que el hueso o trozos de jamón suelen aportan mucha sal).
  • Chorrito de AOVE.

Elaboración:
  1. La noche anterior ponemos a remojo las lentejas. Hay quien se salta este paso si son de clase pardina, pero a mi me gusta ponerlas a remojo y siempre las hago así.
  2. Escurrimos las lentejas y desechamos el agua del remojo.
  3. Ponemos las lentejas en la cubeta de la olla.
  4. Troceamos las verduras (zanahoria, cebolla, calabacín y alcachofa) muy menuditas y las ponemos en crudo (sin hacer un sofrito) dentro de la cubeta.
  5. Añadimos el hueso de jamón (que habremos cocido un rato a parte en un cazo con agua para quitarle algo de grasa) y el chorizo a rodajas.
  6. Incorporamos los ajos, el laurel, el vaso de vino, el pimentón, los cominos (dicen que ayudan a que con posterioridad, la digestión sea menos pesada y flatulenta), la sal y el aceite.
  7. Cubrimos las lentejas hasta pasarnos un par de dedos y cerramos la olla.
  8. Programamos menú pollo, 22 minutos.
  9. Despresurizamos y servimos bien calentitas.

Solo falta echar el agua y cerrar la olla.





miércoles, 23 de noviembre de 2016

Verduras al vapor (Varoma)

Hasta ahora, en casa siempre hemos sido de tomar "hervido". Pero esta noche marca un antes y un después...
La textura que tiene la verdura al vapor, "al dente", nos ha gustado mucho y seguro que más de una noche a la semana repetiremos este menú y dejaremos en segundo plano al hervido.

Ingredientes para dos personas:

700 ml de agua.
Patatas en rodajas.
Ramilletes de brócoli.
Ramilletes de coliflor.
Judías verdes.
Zanahoria en rodajas.
Unas 6 lonchas de jamón cocido.
Sal al gusto.

(NOTA: podemos usar las verduras que tengamos a mano en casa o aquellas que más nos gusten... por ejemplo, puerro o calabacín suelen ser frecuentes en casa pero en esta ocasión no tenía nada).
 
Preparación:
  1. Ponemos en el vaso el agua y programamos 10 minutos, varoma, velocidad cuchara.
  2. Colocamos en el recipiente varoma el brócoli y la coliflor (en ramilletes). Colocamos la bandeja encima y añadimos la zanahoria y patata (cortadas en rodajas de 1cm) y las judías verdes. Tapamos.
  3. Ponemos el recipiente varoma encima de la thermomix y programamos 25-30 minutos, Varoma, velocidad 1. Comprobaremos el punto de cocción y añadiremos más tiempo si fuese necesario.
  4. Serviremos la verdura acompañándola de unas 3 lonchas de jamón cocido por persona. Aliñaremos con un buen chorro generoso de limón y aceite y plato listo para comer.

lunes, 21 de noviembre de 2016

Tarta de oreo (Thermomix)





 
Quedó un poquito alta porque mi molde era de 19 cm. Lo ideal es usar uno de 20 cm.

Hoy es el 37º cumpleaños de mi marido.

Decidí hacer esta tarta para soplar las velas y celebrarlo en familia todos juntos... y acerté. Ha gustado mucho. Es una tarta nada pesada, que sienta bien y de sabor suave y agradable al paladar. Si además sois aficionados a las oreo, os gustará seguro.
Estuve buscando por internet para decidir cuál hacer y vi versiones de la tarta en mousse, otras con gelatina y finalmente, esta con cuajada. En el blog "Dulces Postres" la explican como receta tradicional, pero yo la he elaborado con la thermomix y así la voy a redactar. Para quien prefiera hacerla sin robot, tan solo teneis que picar en el enlace anterior y seguir los pasos.
Allá vamos con la receta:

Ingredientes (8-10 raciones):

Para la base:
  • 1 paquete de galletas oreo de 160 gr.
  • 50 gr de mantequilla (temperatura ambiente).
Para la crema:
  • 250 gr de queso crema (tipo Philadelphia).
  • 500 ml de nata para montar o crema de leche (35 % materia grasa).
  • 150 gr de azúcar.
  • 2 sobres de cuajada Royal.
  • 300 ml de leche entera.
  • La crema del paquete y medio de galletas que hemos utilizado.
  • 1/2  paquete de galletas oreo (unos 80 gr para adornar la superficie de la tarta).
  • Una bolsita de galletas mini oreo para decorar.

Elaboración:
1. Para elaborar la base de la tarta de Oreo deberemos separar las galletas Oreo y quitarles la crema que las une, reservando dicha crema. En este paso trituraremos todas las galletas (tanto las de la base como las de la cobertura) a velocidad 9 hasta obtener un polvo de galleta y dejaremos reservadas las galletas de la cobertura hasta su uso.

2. Mezclaremos las galletas para la base con la mantequilla medio derretida o simplemente a temperatura ambiente, creando una masa. Colocaremos la masa sobre la base del molde (desmontable y de unos 20 cm de diámetro) ayudándonos de una cuchara. Presionaremos bien la base y repartiremos toda la masa de forma homogénea por la base del molde.
NOTA: Para los que queráis desmoldar la tarta de la base, es aconsejable poner un papel vegetal del mismo tamaño que la base. Así después podréis sacar la tarta sin ningún tipo de problema. Si no le ponemos este papel será casi imposible y puede llegar a romperse toda la tarta.

3. Meteremos el molde con la base de la galleta en el frigorífico para que se enfríe y nos quede más estable, al menos unos 20 minutos antes de verter la crema.

4. Pondremos en el vaso todos los ingredientes para la crema (queso, nata, azúcar, leche, cuajada y crema de galletas) y programaremos 7 minutos, 90º, velocidad 5.

5. Volcaremos la crema en el molde reservado con la base de galletas. Dejaremos templar la mezcla a temperatura ambiente y cuando notemos que ha perdido el calor, la meteremos en el frigorífico, al menos 4 horas antes de consumir para que cuaje bien (PARA MI GUSTO, ESTA MUCHÍSIMO MÁS RICA SI LA PREPARAMOS EL DÍA ANTERIOR).

6. Antes de presentar, decoraremos nuestra tarta oreo con el polvo de galleta que teníamos reservado, ayudándonos de un colador para poder distribuirlo de manera uniforme por toda la tarta y además, pondremos unas mini oreo por encima para darle un toque más cuqui.



Este molde de Lékué de 23 cm lo estrené para hacer por segunda vez esta tarta. Es de silicona y con una base de cerámica que sirve como plato para la presentación. Totalmente recomendable.

lunes, 24 de octubre de 2016

Pizza a la cerveza


"Barman" nos quiere dejar mirando.

¡Hoy ha sido un buen día!
Al arrancar por la mañana, vimos nada más subir las persianas que nos iba a acompañar un bonito día soleado. Puede parecer algo sin importancia pero sin embargo, es algo de agradecer cuando hemos pasado toda la semana con nubes, fresco, llovizna, niebla mañanera, algún trueno o lluvia en condiciones.
Estaba decidido... ibamos a coger los 4 nuestras bicis (Alvaro la suya con ruedines y Mateo la de sin pedales) y nos íbamos a ir de paseo. Los planes cambiaron un poco al llegar al taller del lolo para darle aire a las bicis grandes y ver el carrito-bici. Los peques ya no querían seguir en sus bicis, querían subir en el carrito. Dicho y hecho. Papá se lo ha enganchado a su bici y nos hemos ido de paseo igualmente.
Poco más tarde tocaba comer potaje en casa de los abuelos... ¡que bien cocina esta receta la abuela... nos encanta!
En la sobremesa, Paco y yo hemos retomado la serie Crónicas Vampíricas, que fácilmente hacía unos 3 años que no veíamos. Y por la tarde Álvaro, papá y yo hemos ido a la Casa de Cultura (mientras Mateo se quedaba con los abuelos) para ver el musical La Cenicienta. Que bonito y entretenido ha estado. Hemos salido de allí con muy buen sabor de boca. Para Álvaro era su primer musical. Sin duda repetiremos porque lo ha disfrutado mucho.
¿Cómo hemos terminado este bonito dia y fin de semana? Pues con una pizza casera para cenar, que ya tocaba pues hacía varios meses que no comíamos ninguna. Además, creo que la de esta noche va a pasar a ser una de nuestras pizzas favoritas puesto que la masa queda muy crujiente por fuera y al mismo tiempo blandita por dentro... y es muuuuuuuy fácil de elaborar. Hasta Álvaro (que es más bien cero pizzero) se ha tomado una pequeña porción pidiéndome que no tarde mucho en volver a hacer otra igual, pero sin pimiento ni cebolla en su trocito.


Ingredientes:
Para preparar la masa:
  • 225 gr de harina de fuerza
  • 125 ml de cerveza
  • 1 pellizco de sal
  • 1 cucharada de AOVE
  • 15 gr de levadura fresca
  • Harina de maiz para estirar la masa
Para decorar la masa:
  • Cebolla
  • Pimiento verde
  • Unas cucharadas de tomate triturado
  • Unas lonchas de york
  • Pollo troceado
  • Queso rallado
  • Especias

Elaboración:
  1. Ponemos en el vaso de la thermomix la harina, la cerveza, la sal, el aceite y la levadura. Programamos unos segundos a velocidad 3. A continuación, programamos unos 2 minutos a velocidad espiga.
  2. Precalentamos el horno a 200 ºC.
  3. Nos mojamos un poco las manos con unas gotas de aceite y sacamos la masa del vaso. Ponemos harina de maíz en la encimera, colocamos la masa ahí y con la ayuda de un rodillo la vamos estirando y dando forma (en esta ocasión, redondeada pues nuestro molde perforado para pizza -tamaño mediano- tiene esta forma).
  4. Ponemos en el molde otro poquito de harina de maíz para que no se nos pegue la pizza y colocamos sobre la masa todos los ingredientes que nos apetezcan. En esta ocasión he puesto tomate, cebolla, pimiento verde, york, pollo y queso.
  5. Espolvoremos con hierbas provenzales u orégano.
  6. Horneamos unos 20-25 minutos a temperatura entre 200-180 ºC o hasta que veamos los bordes de la masa bien doraditos y el queso fundido.


India también quiere cenar pizza.


miércoles, 12 de octubre de 2016

Yogur de fresa (Thermomix y Yogurtera)



Mis peques suelen preferir los yogures de sabores (y color) a los naturales o azucarados (aunque los de azúcar de caña les gustan mucho). Por ese motivo se me ocurrió hacer estos yogures de fresa, con un toque de color, para ver si así se animaban más a consumir "yogures caseros".
¿El resultado?... pues que les han encantado. Que los comen de buena gana y además dicen que saben igual que los del súper (y tienen toda la razón, doy fe de ello).

¡ Éxito rotundo ! 
 





Ingredientes:
  • 1 yogur azucarado (yo usé uno de azúcar de caña) o natural o de sabor fresa.
  • 600 ml de leche entera.
  • 400 ml de batido de fresa  (también podríamos hacerlos unicamente utilizando un litro de batido de fresa pero yo opté por la otra opción para que no saliesen con tanto color y sabor).
  • 2-3 cucharadas de leche en polvo desnatada.
  • 3 cucharadas de azúcar (según gusto... pero tendremos en cuenta que el batido y el yogur ya llevan algo de azúcar incorporada).


Elaboración:

Ponemos en el vaso de la Thermomix la leche, el azúcar, la leche en polvo y el yogur. Programamos entre 3 y 4 minutos a velocidad 2 y 1/2, temperatura 37º.

Llenamos los tarritos con la mezcla y los colocamos en la yogurtera.
Programamos 8h y los dejamos toda la noche sin tocarlos para nada.
Cuando finalice el tiempo ya a la mañana siguiente, sacamos los tarros de la yogurtera y los dejamos enfriar, los tapamos y los metemos en la nevera (al menos, 4 h antes de su consumo).

martes, 22 de diciembre de 2015

Bizcocho de coco al microondas

Bizcocho de coco con harina de arroz.


Este bizcocho triunfa siempre. Éxito garantizado.
Hoy lo preparé para llevarlo al almuerzo que hacíamos en el cole de mi hijo con el resto de niños de su clase y sus mámas, antes de la actuación de Navidad, y las mamis que lo han probado me han dicho que les había gustado mucho.
Probar a hacerlo y ya me contais qué os parece.



Ingredientes:
  • 3 huevos.
  • 1 yogur (sabor de coco).
Utilizamos el envase del yogur para el resto de medidas:
  • 1 yogur de azúcar.
  • 1 yogur de harina (trigo, arroz... como más nos guste).
  • 1 yogur de coco rallado.
  • 1/2 yogur de aceite de girasol.
  • 1 cucharada sopera de Cointreau.
  • Media cucharadita de azúcar vainillada.
  • 1 sobre de levadura Royal.

Opcional:
  • Relleno de crema de Speculoos.
  • Coco rallado para espolvorear por encima en el momento de presentarlo.


Preparación:

Echamos todos los ingredientes en un recipiente y batimos con unas varillas hasta que quede una mezcla bien homogénea.
Vertemos en un recipiente de plástico (en recipiente de vidrio no queda igual y no he probado a utilizar uno de silicona) e introducimos en el microondas durante 8 minutos a 600 W.
Una vez frío, desmoldamos y rellenamos de la crema que más nos guste.
Detalle del tarro de crema de Speculoos en el momento de rellenar el bizcocho.

NOTA:
Para presentar (como podeis ver en la fotografía principal de la entrada) podemos partirlo por la mitad, rellenar de crema de Speculoos y decorar con coco rallado.

Podeis improvisar y modificar algunos ingredientes. Por ejemplo, en lugar de rellenar con crema de Speculoos, podemos usar una pasta homogénea elaborada a base de leche condensada y coco rallado. O utilizar crema de cacao (como Nocilla, Nutella, etc). O simplemente decorar con coco y presentar sin relleno.

viernes, 23 de octubre de 2015

Tarta de queso y uvas al moscatel (Thermomix)


Versión de la tarta para el 2º cumpleaños de mi hijo Álvaro (decorada con granada, piña y cerezas en lugar de uva).

Esta receta la hice por primera vez hace ya algunos años. ¡¡¡Es ideal para Nochevieja!!!
La descubrí en el blog de Rosa Ardá  (VelocidadCuchara) y en el de Elena (MisThermorecetas).
Siempre que la he llevado a algún acontecimiento ha triunfado y nunca ha sobrado nada. Gusta mucho incluso a la gente que no aprecia las típicas tartas de queso, pues esta tarta (aunque lleva queso cremoso) apenas sabe a él gracias al saborcillo de fondo que aporta el chocolate blanco.
Además, si no sois muy apasionados de las uvas, la podéis decorar con las frutas que querais (para muestra, la imagen de arriba). Esta riquísima igualmente.



Ingredientes para 10-12 raciones generosas:

a) Gelatina de moscatel:
  • 6 gr ó 3 hojas de gelatina neutra grandes.
  • 70 gr de azúcar.
  • 70 gr de agua.
  • 70 gr de vino dulce Moscatel.

b) Base de galletas:
  • 225 gr de galletas “tipo Digestive”.
  • 80 gr de mantequilla a temperatura ambiente.

c) Crema de queso con uvas:
  • 600 gr de queso de untar (uso 2 tarrinas de queso cremoso light Hacendado).
  • 300 gr de chocolate blanco (uso 4 tabletas (de 75g) de chocolare blanco Hacendado).
  • 300 gr de leche entera.
  • 50 gr de azúcar.
  • 1 sobre de cuajada.
  • 500 gr aprox de uvas blancas y negras SIN PEPITAS para decorar.

Preparación:

Para la base de galletas:
  1. Pon las galletas troceadas en el vaso y pulveriza 10 segundos a velocidad 5.
  2. Añade la mantequilla derretida en un bol durante unos segundos en el microondas y mezcla 10 segundos a velocidad 5.
  3. Cubre con la mezcla la base de tu molde desmoldable de 24 cm de diámetro. Puedes aplastar bien la masa con el cubilete o una cuchara sopera para que así quede lisa y compacta. Reserva en el frigorífico para que se endurezca la mantequilla.
Para la crema de queso:
  1. Pon en el vaso todos los ingredientes (excepto las uvas que son para decorar) y programa 7 minutos, 90º, velocidad 5. Vuelca la crema en el molde reservado con la base de galletas. Coloca las uvas adornando la superficie a tu gusto. Echa con cuidado el moscatel de gelatina y reserva en la nevera 2 horas mínimo una vez que esté templada (PARA MI GUSTO, ESTA MUCHISIMO MAS RICA SI LA PREPARAMOS EL DÍA ANTERIOR).

Para la gelatina de moscatel:
  1. Hidrata las hojas de gelatina en un bol con agua fría (durante unos 10 minutos). 
  2. Con el vaso limpio, pon el azúcar y el agua y programe 3 minutos, 100º y velocidad 1. 
  3. Añade el moscatel y la gelatina y mezcla 15 segundos a velocidad 2. Retira a un bol y reserva.
  • También la puedes preparar de "modo tradicional" (que es como yo la suelo hacer):

Mientras las hojas de gelatina se van hidratando en un bol con agua fría, en un cazo calentamos el agua y el azúcar hasta que hierva durante unos minutos (2-3 minutos). Retiramos del fuego y añadimos el vino y las hojas de gelatina escurridas. Removemos hasta su completa disolución y dejamos que temple.

Vertemos con mucho cuidado al finalizar la receta, encima de la crema y de las uvas.
Dejamos que cuaje en el frigorífico durante mínimo 2 horas (pero si son muchas más, mejor. Esta tarta gana mucho en sabor de un día para otro).


En la tarta de esta imagen solo queda un paso: verter con cuidado por encima la gelatina de moscatel.

jueves, 22 de octubre de 2015

Pan rápido - SIN LEVADO




Hace tiempo que buscaba una receta de esas que puedan hacerse en un "pis-pas" si nos hemos quedado sin pan en casa y que no necesite de varias horas para esperar a que la masa leve. Pues ayer mismo, echando una ojeada por internet, di con esta receta en el blog Cocina con Xena y esa misma tarde (mientras los peques dormían a la siesta), la hice para así tener pan recién hecho en la merienda de mis niños.
Quedé sorprendida por lo fácil que es hacerla y por lo blanditos que quedaron los panes. Ideales para los peques sin una corteza muy dura.



Aquí os dejo la receta:

Ingredientes:

  • 340 g de harina de fuerza o normal.
  • 180 g de agua.
  • 20 g de aceite de oliva suave.
  • 1 taco de levadura prensada (cubito de los del mercadona de 25g).
  • 1 cucharadita de sal.

En Thermomix:
Metemos en el vaso el agua, el aceite y la levadura desmenuzada a 37º, 2 minutos, velocidad 2. Después añadimos la harina con la sal, le damos 3 golpes de turbo y ponemos 3 minutos espiga.
Sacamos del vaso, amasamos y hacemos un rulo. Cortamos la masa (yo pongo para cada uno, unos 120g de masa) y le damos forma de barrita (hacerlas finas... no hacerlas muy gordas que luego suben en el horno). Damos unos cortes con la tijera y metemos al horno SIN PRECALENTAR ANTES.

Encendemos el horno a 200º y a los 10 minutos, bajamos a 180º y dejamos 25-30 minutos en total.
Si los queremos de vista mas caseros, pincelamos con aceite antes de meter al horno y espolvoreamos con harina.


A mano:

Ponemos en un bol la harina y desmigamos la levadura. Añadimos el aceite y el agua y vamos amasando. A mitad del amasado, añadimos la sal y seguimos amasando. Cuando veamos la masa bien mezclada hacemos una bola y ya tenemos la masa para formar los bocadillos como dije anteriormente (ya que esta masa no tiene que levar).

MUY IMPORTANTE: NO CALENTAR EL HORNO ANTES, ENCENDER CUANDO METAMOS LA BANDEJA CON LOS BOCADILLOS

Y LISTOS!!!!!

martes, 20 de octubre de 2015

Tomate frito casero (Thermomix)

Usando el sofrito guardado en tarros de conserva para hacer macarrones.

Aquí os presento una receta muy socorrida. Apenas se invierte tiempo en su elaboración y el resultado es muy bueno. Yo suelo hacer bastante cantidad de una vez. Uso una parte para preparar la comida de ese día y el resto del tomate frito que me sobra, lo utilizo para hacer conserva y poder usarlo con posterioridad.


Tomates escaldados, ya sin piel, listos para triturar.


Aquí el tomate ya triturado y reservado en un bol para añadirlo después al vaso de la thermomix.

Tomate frito ya listo para llenar los tarros de conserva.


Ingredientes para 1 litro:
  • 50 g de aceite de oliva virgen extra (AOVE).
  • 2 dientes de ajo.
  • 100 g de cebolla.
  • 100 g de zanahoria (opcional).
  • 1 kg de tomate natural triturado (puedes usar de bote o tomates naturales).
  • 30 g de azúcar.
  • sal, pimienta negra y albahaca (opcional).
Preparación:
  1. Ponga el aceite en el vaso y programe 3 minutos, Varoma, velocidad 1.
  2. A continuación, añada los dientes de ajo, la cebolla y la zanahoria (en caso de querer añadir esta última). Tritúrelo 10 segundos, velocidad 5 y programe 7 minutos, temperatura Varoma, velocidad 3 ½. 
  3. Antes de incorporar el tomate baje con la espátula todo lo que haya quedado en las paredes y la tapa del vaso. Añada el tomate y el resto de ingredientes (mire las notas del final si va a añadir albahaca) y programe 30 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1. Coloque encima de la tapa, el cestillo, para evitar salpicaduras sin poner el cubilete.

Notas:

  • Si lo quiere más espeso, puede programar unos minutos más. Así se evaporará el líquido.
  • Si utiliza albahaca, añádala en los últimos minutos. 
  • Si usa tomates naturales, éstos deberán estar muy maduros y rojos. Dele unos cortes superficiales para escaldarlos en agua hirviendo y poder quitarles la piel con facilidad. Mantenga unos minutos en la olla a fuego medio y échelos a un bol lleno de agua fría con cubitos de hielo. Así podrá retirarles la piel con mucha facilidad. Una vez pelados, escurra bien el líquido apretándolos entre las manos. Tendrá que triturarlos muy bien, una vez fríos, a velocidad 6-7 hasta que tenga un puré. Sáquelos y resérvelos para añadirlos una vez hecho el sofrito, pues si los triturase con el mismo ya no tendrían ese bonito color rojo. 
  • Si terminada la cocción desea triturar más el tomate, no lo haga cuando esté caliente. Espere a que se enfríe un poco y tritúrelo en velocidad 7 pero recuerde que si lo tritura, le quedará de color anaranjado.

martes, 7 de julio de 2015

Ensaladilla de marisco

Tupper listo para llevar a la oficina.


Menuda ola de calor tenemos de pleno estos días en casi toda la península. Y según los meteorólogos va para largo la cosa.
Pues bien, ¿qué mejor para comer en días así que una ensaladilla de marisco bien fresquita?
Esta tarde compré los ingredientes que me faltaban en casa y, después de cenar, la he preparado en un momento para tener listo el tupper para la oficina a primera hora de la mañana. Porque esta comida está muuuuuucho más rica si se prepara de un día para otro. Tenerlo en cuenta siempre pues realmente está más sabrosa, con los sabores más acentuados, si transcurren 24h desde su preparación hasta su consumo.
Vamos a ello...


Ingredientes:
  • Media lechuga romana.
  • Entre 15-20 langostinos cocidos.
  • Un puñado de maíz dulce congelado.
  • 4 bocas de mar.
  • 2 huevos cocidos.
  • 4-6 cucharadas soperas de mahonesa (a mi me gusta mucho usar la marca Ligeresa).
  • Aceitunas rellenas.
  • Colines o regañás para acompañar.


Elaboración:
  1. Cortamos la lechuga muy finita (en juliana) y reservamos en un bol.
  2. Cortamos los huevos duros en trozos muy menudos. Añadimos al bol.
  3. Pelamos los langostinos y los troceamos en trozos pequeños. Añadimos al bol.
  4. Cortamos las bocas a rebanadas pequeñas. Añadimos al bol.
  5. Echamos el puñado de maíz en el bol.
  6. Añadimos 4-5 cucharadas de mahonesa y vamos removiendo bien y despacio todos los ingredientes. Si nos gusta que quede más compacto, añadimos alguna cucharada más. Si nos gusta con la lechuga más suelta no añadiremos más.
Guardamos en un tupper para conservar bien hasta el día siguiente dentro del frigo y decoramos con unas aceitunas rellenas.
A la hora de comer acompañaremos con unos colines o regañás.