martes, 20 de octubre de 2015

Tomate frito casero (Thermomix)

Usando el sofrito guardado en tarros de conserva para hacer macarrones.

Aquí os presento una receta muy socorrida. Apenas se invierte tiempo en su elaboración y el resultado es muy bueno. Yo suelo hacer bastante cantidad de una vez. Uso una parte para preparar la comida de ese día y el resto del tomate frito que me sobra, lo utilizo para hacer conserva y poder usarlo con posterioridad.


Tomates escaldados, ya sin piel, listos para triturar.


Aquí el tomate ya triturado y reservado en un bol para añadirlo después al vaso de la thermomix.

Tomate frito ya listo para llenar los tarros de conserva.


Ingredientes para 1 litro:
  • 50 g de aceite de oliva virgen extra (AOVE).
  • 2 dientes de ajo.
  • 100 g de cebolla.
  • 100 g de zanahoria (opcional).
  • 1 kg de tomate natural triturado (puedes usar de bote o tomates naturales).
  • 30 g de azúcar.
  • sal, pimienta negra y albahaca (opcional).
Preparación:
  1. Ponga el aceite en el vaso y programe 3 minutos, Varoma, velocidad 1.
  2. A continuación, añada los dientes de ajo, la cebolla y la zanahoria (en caso de querer añadir esta última). Tritúrelo 10 segundos, velocidad 5 y programe 7 minutos, temperatura Varoma, velocidad 3 ½. 
  3. Antes de incorporar el tomate baje con la espátula todo lo que haya quedado en las paredes y la tapa del vaso. Añada el tomate y el resto de ingredientes (mire las notas del final si va a añadir albahaca) y programe 30 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1. Coloque encima de la tapa, el cestillo, para evitar salpicaduras sin poner el cubilete.

Notas:

  • Si lo quiere más espeso, puede programar unos minutos más. Así se evaporará el líquido.
  • Si utiliza albahaca, añádala en los últimos minutos. 
  • Si usa tomates naturales, éstos deberán estar muy maduros y rojos. Dele unos cortes superficiales para escaldarlos en agua hirviendo y poder quitarles la piel con facilidad. Mantenga unos minutos en la olla a fuego medio y échelos a un bol lleno de agua fría con cubitos de hielo. Así podrá retirarles la piel con mucha facilidad. Una vez pelados, escurra bien el líquido apretándolos entre las manos. Tendrá que triturarlos muy bien, una vez fríos, a velocidad 6-7 hasta que tenga un puré. Sáquelos y resérvelos para añadirlos una vez hecho el sofrito, pues si los triturase con el mismo ya no tendrían ese bonito color rojo. 
  • Si terminada la cocción desea triturar más el tomate, no lo haga cuando esté caliente. Espere a que se enfríe un poco y tritúrelo en velocidad 7 pero recuerde que si lo tritura, le quedará de color anaranjado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada